martes, junio 25, 2024
InicioDocumentalLuis Miranda Jr. reflexiona sobre las donaciones, las artes y su hijo...

Luis Miranda Jr. reflexiona sobre las donaciones, las artes y su hijo Lin-Manuel en las nuevas memorias 'Relentless'


Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Luis A. Miranda Jr. tenía sólo 19 años cuando llegó a la ciudad de Nueva York procedente de un pequeño pueblo de Puerto Rico, como estudiante de doctorado en quiebra que necesitaba urgentemente un trabajo.

Era 1974, décadas antes de que “Hamilton”, el musical ganador del premio Tony creado por su hijo Lin-Manuel, se convirtiera en una sensación y le trajera a su familia reconocimiento internacional y una fortuna inesperada, cuando una organización sin fines de lucro centrada en la juventud puertorriqueña contrató a Miranda como investigador. en su oficina a pocas cuadras del Empire State Building.

«Puedes imaginar el simbolismo», dijo Miranda a Associated Press. “¿Un trabajo con el Empire State Building al fondo? Me sentí como Debbie Reynolds en 'La insumergible Molly Brown'”.

Miranda planeaba completar su doctorado en psicología clínica y regresar a Puerto Rico. Era un ardiente independentista, comprometido a ayudar a sacar a su país de la sombra del colonialismo estadounidense.

Pero el trabajo le abrió los ojos a los diferentes desafíos que enfrenta la diáspora puertorriqueña. Vivían en viviendas deficientes. Sus hijos no tenían acceso a una buena educación. Ellos, al igual que otros grupos latinos, lidiaron con la desigualdad y la falta de representación. Estos se convirtieron en los temas que más le preocupaban.

«El Empire State Building era el símbolo de la gran ciudad», dijo Miranda. “Pero El Barrio, el sur del Bronx, nuestras comunidades, eran los lugares en los que quería dedicar mi energía a apoyar”.

Miranda no terminó su doctorado. En cambio, se lanzó a una carrera de activismo comunitario, organización política y donaciones filantrópicas, una transformación que relata en sus nuevas memorias, “Relentless: My Story of the Latino Spirit that Is Transforming America”, publicadas el 7 de mayo.

Si bien pasó la mayor parte de su carrera en política, Miranda habló con The Associated Press sobre cómo él y su familia también se han dedicado a ayudar a las comunidades latinas a través de donaciones. Esta conversación ha sido editada para mayor claridad y extensión.

______

P: Tus padres estaban muy involucrados en su comunidad. ¿Cómo influyó su ejemplo en su propia dedicación al servicio?

R: Vivíamos en un pueblo pequeño, Vega Alta. Eran literalmente seis calles. No teníamos dinero. No podríamos hacer lo que hace la filantropía en Estados Unidos. Pero teníamos capital humano y utilizamos nuestro capital humano para ayudar a otros.

Todos los jueves mi papá iba a una reunión del Club Rotario. Hablaron de las buenas obras que iban a hacer por el pueblo. Siempre estuvimos involucrados en la Cruz Roja, y cada vez que había un huracán o algo que azotaba la República Dominicana, Haití, Puerto Rico, mi papá era un líder asegurándose de que enviáramos cosas.

Lo que he aprendido a medida que conseguí un poco más de dinero y pude ser filantrópico, es que también hay que donar capital humano. Estar involucrado en la organización requiere mucho más trabajo, pero se siente diferente que cuando simplemente das dinero. Eso lo aprendí de mis padres.

_____

P: ¿Qué guía a su familia a la hora de decidir cómo compartir sus recursos?

R: En Miranda Family Fund siempre tratamos de ser los primeros en donar dinero. El dinero trae dinero, por eso queremos asegurarnos de participar y ayudar a vender la historia.

Estamos trabajando con el People's Theatre Project en el sueño de tener el primer teatro fuera de Broadway en Washington Heights. No tienes idea de cuánta gente me dijo: «Es realmente una tarea difícil, no tenemos audiencia». Se convierte en la situación del huevo y la gallina, porque si no tienes un lugar, ¿cómo consigues audiencia?

Así que aportamos el primer millón de dólares. Luego fui al New York-Presbyterian y dije: «Tienes que igualarnos, porque eres el empleador de esta comunidad». Entonces, de repente, todas las fundaciones se unieron y recaudamos 20 millones de dólares para crear un teatro real.

_____

P: ¿Por qué las artes han sido una prioridad para las donaciones de su familia?

R: Las artes cambiaron nuestras vidas. Creemos que no sólo alimenta su corazón y su alma, sino que también es una puerta a las oportunidades.

Si mi hijo no hubiera creado “Hamilton” y si mi esposa y yo no hubiéramos dado el salto de hipotecar nuestra casa para invertir en “Hamilton”, los Miranda aún habrían sido excelentes personas y habrían utilizado gran parte de su capital humano para ayudar. Pero las artes cambiaron nuestra suerte.

Así que las artes son un camino hacia la prosperidad, pero para llegar allí es necesario tener oportunidades. Y para tener oportunidades, alguien tiene que invertir. Invertimos en organizaciones que están en las artes y que están abriendo puertas, y en personas que están en las artes, tienen talento y quieren una oportunidad.

_____

P: Ayudar a Puerto Rico a recuperarse de la devastación del huracán María debe haber parecido una tarea monumental. ¿Cómo lo abordaste?

R: Hicimos lo que mejor sabíamos a través de la Federación Hispana, que era utilizar una red de organizaciones sin fines de lucro para ayudar. El sector sin fines de lucro en Puerto Rico ya existía, con líderes reales, con visión, pero era muy débil. Entonces dijimos: «Está bien, sabemos cómo fortalecer las organizaciones existentes y sabemos cómo impulsar su desarrollo».

Creamos el Fondo Flamboyán de las Artes, nuevamente, no solos. Nos contactó un donante, ya tenía una fundación en Puerto Rico. Por eso no gastamos ni un centavo en la creación de nuevos sistemas. Había organizaciones en Puerto Rico que eran parte del ecosistema del arte y necesitaban desarrollarse. Entonces invertimos allí. Trajimos “Hamilton” a Puerto Rico y recaudamos $15 millones para el Fondo Flamboyán para las Artes.

______

P: Escribe sobre cómo la gente común también fue clave en la movilización de ayuda para Puerto Rico.

R: Fue el capítulo más difícil pero más gratificante de escribir. Recuerdo haber ido un día a la Federación Hispana. José Calderón, el presidente, abrió una caja fuerte y me mostró 500 cartas que habían recibido ese día con donaciones. Tuvieron que conseguir voluntarios sólo para ayudar a abrir los sobres.

Los niños enviaban un billete de 10 dólares de Hamilton en honor a Lin-Manuel. Otras personas enviaron cheques considerables. Incluso el grupo de Facebook “Fans de Lin-Manuel” se movilizó como si no hubiera un mañana.

Era gente normal de todas partes. Aquellos que estaban involucrados emocionalmente, como lo estaba la diáspora, y aquellos que estaban conectados, a veces de manera periférica, porque amaban a “Hamilton” y amaban a Lin-Manuel, o simplemente porque vieron una necesidad real y simplemente acudieron al rescate.

_____

P: ¿Alguna idea final sobre las donaciones?

R: Hay que dar y hay que dar hasta que duela. Cuando nuestros hijos crecían, si dábamos 250 dólares, estábamos sufriendo. No íbamos a pasar hambre, pero si Lucecita o Lin-Manuel necesitaban unos zapatos o nuevos esto o nuevos aquello, no iba a pasar porque le dimos $250 a una organización del barrio.

Espero que mis hijos hayan aprendido ese legado y que se convierta en una búsqueda en sus vidas, y en cómo les enseñan a sus hijos a ser generosos con las personas que se preocupan por sus vecinos. Eso es lo que espero que sigan haciendo las futuras generaciones de Miranda.

_____

La cobertura de Associated Press sobre filantropía y organizaciones sin fines de lucro recibe apoyo a través de la colaboración de AP con The Conversation US, con financiamiento de Lilly Endowment Inc. La AP es la única responsable de este contenido. Para conocer toda la cobertura filantrópica de AP, visite https://apnews.com/hub/philanthropy.





RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments