martes, junio 25, 2024
InicioopiniónUn presupuesto de la UE para una Europa global

Un presupuesto de la UE para una Europa global


Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!
  • Discurso de apertura de Kristalina Georgieva, Directora Gerente del FMI, en la Conferencia Anual sobre el Presupuesto de la UE 2024
  • Mis comentarios [today] Se tratará de la importancia de la cohesión presupuestaria en Europa, de la eficiencia del gasto conjunto para resolver problemas conjuntos. Quiero reflexionar sobre cómo Europa puede unirse para proporcionar bienes públicos comunes y esenciales.
  • Mis observaciones tendrán tres partes. Primero, algunas reflexiones sobre el entorno global, un lugar difícil para las naciones comerciales. En segundo lugar, algunas palabras sobre Next Generation EU, destacando sus éxitos hasta el momento y reflexionando sobre las lecciones iniciales. Y luego, para concluir, un breve resumen de mis pensamientos sobre el camino a seguir.

Por Kristalina Georgieva

El entorno mundial. Cuando miramos al horizonte, ¿qué vemos? Veo un atisbo de sol. Pero también veo un cielo gris opaco y algunas nubes oscuras.

Déjame empezar con el sol. Después de un estallido global de inflación a niveles que muchas personas nunca han visto en su vida, parece que la estricta política monetaria del BCE está haciendo su trabajo.

Esto es algo que necesito decir con cuidado porque aún no ha terminado. Pero sí, parece prometedor: la inflación ha bajado de sus picos inquietantemente altos y no hay recesiones profundas en Europa.

Sin embargo, nunca olvides que el último kilómetro puede ser el más difícil. Los principales bancos centrales ya no marcharán al unísono, como lo hicieron durante el reciente ciclo de alzas de tasas. No. A partir de ahora, cada zona monetaria tendrá que trazar su propio camino. Se avecina una divergencia en las tasas de interés y tal vez también algunos movimientos en los tipos de cambio.

Guardamos el champagne para más tarde. Luego, los cielos grises. Dos problemas:

  • Problema uno; Crecimiento. Nuestro Perspectivas de la economía mundial muestra que la economía global está convergiendo nuevamente hacia una tasa de crecimiento tendencial bastante débil. Sí, la economía estadounidense todavía parece estar funcionando a toda máquina, pero es poco probable que eso dure. En China, los problemas inmobiliarios pesan sobre las perspectivas. En Europa, el crecimiento de la productividad va a la zaga, lo que refleja mucha menos inversión privada en nuevas tecnologías que en Estados Unidos. Por eso decimos que es vital implementar reformas estructurales y aumentar la innovación y la inversión. Europa necesita un crecimiento más rápido de la productividad, y eso significa reformas, incluidas reformas en los ámbitos energético y digital, y la realización del mercado único.
  • Problema dos; Deuda. Después de dos shocks masivos –la pandemia y el shock en el suministro de energía causado por la invasión rusa de Ucrania– muchos países están soportando cargas de deuda pública muy pesadas. Es por eso que decimos que muchos países ahora deben buscar una consolidación fiscal sensata y bien articulada a mediano plazo para reconstruir las reservas (adecuadamente adaptadas a las características específicas de cada país, por supuesto).

Bajo crecimiento, alta deuda. No es un buen lugar desde donde comenzar un gran impulso para desarrollar el suministro de energía limpia y luchar contra el cambio climático. Pero seamos claros: si no ganamos la lucha contra el cambio climático, toda la humanidad junta, todos sufriremos.

Nubes oscuras. En verdad, sabemos cómo ser nuestros peores enemigos. Estoy hablando de geopolítica. ¿La humanidad avanza con un frente unido? Lejos de ahi.

En cambio, vivimos en un período de tensiones, donde las luchas bilaterales y los enfoques transaccionales amenazan el orden mundial basado en reglas que tan bien nos ha servido desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Mi trabajo como director del FMI es defender y promover una economía global integrada, basada en reglas y que funcione bien, en la que el comercio y los flujos de capital sean las líneas de transmisión de la prosperidad. Lo he hecho durante cinco años y, recuerden mis palabras, continuaré haciéndolo en mi segundo mandato.

En el FMI estamos preocupados por las luchas comerciales bilaterales, el juego de las reglas, el aumento de las barreras comerciales y la coerción económica. Son perjudiciales para el crecimiento global y perjudican nuestra capacidad para resolver problemas globales. No hacemos una política nacional, y ciertamente tampoco una política de seguridad nacional. Lo que hacemos es tomar los signos vitales de las economías de nuestros miembros y cuantificar los costos y beneficios de las decisiones que toman nuestros miembros. Sostenemos un espejo.

Y Dios mío. En este momento, el reflejo en el espejo no es bonito.

Un ejemplo. Las investigaciones del FMI muestran que desde la invasión rusa de Ucrania, el crecimiento del comercio entre países de bloques políticamente distantes se ha desacelerado 2,4 puntos porcentuales más que el comercio entre aquellos que están estrechamente alineados. Esto tendrá costos.

El mensaje político es claro. La formulación de políticas económicas globales necesita una voz tranquila, una mente fría y un temperamento firme.

Como argumentaré, el mundo necesita una Europa fuerte y cohesiva. Defender el orden basado en reglas. Mostrar al mundo cuánto se gana trabajando juntos. Predicar con el ejemplo.

Déjame pasar a la Parte II.

La Unión Europea. Veintisiete estados soberanos en un matrimonio como ningún otro. Un vasto cuerpo de derecho compartido. Un compromiso con la democracia. Una clara separación del poder en competencias nacionales y competencias centrales. Cuatro libertades: la libertad de circulación de bienes, servicios, personas y capitales. Un mercado único que, por imperfecto que sea, realmente funcione y ayude a generar una prosperidad cada vez mayor para casi 450 millones de personas. Convergencia. Una unión de esperanza.

Cuatro cosas más a tener en cuenta:

  • Primero, Europa es una potencia comercial. En relación con el PIB, la UE exporta e importa mucho. Más apertura comercial que Estados Unidos. En algunos países de la UE, mucho más. Como tal, uno puede verse afectado por los acontecimientos en el extranjero. Para afrontar esto, Europa necesita ser fuerte.
  • En segundo lugar, gran parte de la fortaleza de Europa deriva de su cohesión. Desde la Declaración Schumann de mayo de 1950 en la que se proponía la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, 22 países han sido bienvenidos en la unión. Hoy en día, 20 estados miembros de la UE comparten una moneda común. Después del dólar, el euro es la moneda de reserva número dos del mundo. ¡Nada mal por sólo 25 años!
  • En tercer lugar, el presupuesto de la UE ocupa un lugar central en la cohesión europea. Durante décadas, el Marco Financiero Plurianual –el MFP– ha canalizado un suministro constante de combustible hacia el motor de convergencia de Europa. Pienso en los fondos estructurales y de cohesión y en todo el bien que han hecho para “el país que mejor conozco”. Y por lo demás.
  • Cuarto, cuando pensamos en política fiscal, no podemos olvidar que la UE no es un solo país. No, a diferencia de las otras dos superpotencias, la UE tiene 27 niveles de deuda nacional. No existe ningún mandato para construir unos “Estados Unidos de Europa”. Ésa es la voluntad democrática del pueblo.

Sin embargo, en los primeros meses de 2020, cuando un nuevo virus nos golpeó sin respetar fronteras, nació algo nuevo.

Me refiero, por supuesto, a Next Generation EU.

En mi opinión, julio de 2020 pasará a la historia como un momento de profunda cohesión europea. Al encontrar una solución que razonablemente pudiera considerarse coherente con los Tratados, los líderes se unieron para diseñar una poderosa respuesta europea a un problema común y grave.

Básicamente, el NGEU representó una importante expansión del presupuesto de la UE, financiado mediante endeudamiento común, con desembolsos hasta finales de 2026.

Esto no tuvo precedentes. Hasta 800 mil millones de euros en apoyo de la UE a los presupuestos nacionales financiado con bonos. No solo para recuperarse de la pandemia, sino también para ayudar a financiar la digitalización y el Pacto Verde y ayudar a incentivar reformas estructurales muy necesarias para impulsar el crecimiento potencial. Enviar una señal deliberada de solidaridad, incluida la solidaridad con las economías turísticas del sur de Europa tan afectadas por la pandemia, así como con los Estados miembros menos ricos.

Mostrar a los mercados financieros que la UE es una sola. Recuerde, el solo anuncio del NGEU tuvo un poderoso efecto calmante en los mercados financieros. La calificación crediticia más alta. Gestión de la deuda. Un marco de gestión de riesgos. Una directora de riesgos; de hecho, ¡la veo aquí hoy!

En lo que respecta al gasto, estoy encantado de que NGEU haya aprovechado las lecciones de la época en que yo era responsable del presupuesto de la UE. En aquel entonces, introdujimos un marco para un presupuesto centrado en resultados, para agregar coherencia en tres áreas:

  • En qué gastar: centrarse en áreas en las que el presupuesto de la UE podría tener el máximo valor añadido. Infraestructura transfronteriza y ayuda humanitaria, por mencionar sólo dos.
  • Cómo gastar: no sólo subvenciones, sino coinversión del sector privado.
  • Cómo comunicar: transformar el presupuesto de la UE de algo aburrido a algo con una historia.

Me alegra mucho ver que muchos aspectos de la estrategia de presupuesto para resultados siguen vigentes. NGEU se ha basado en esto adoptando un enfoque directo basado en el desempeño, donde los desembolsos a los presupuestos nacionales se realizan enteramente en función de los hitos y objetivos reales alcanzados. X número de aerogeneradores nuevos. Y número de nuevos parques solares. Número Z de nuevas conexiones a Internet. Y, quizás lo más importante de todo, reformas estructurales difíciles pero necesarias, incentivadas por dinero real. Y está funcionando. Lecciones aprendidas, lecciones implementadas.

Hasta ahora, todo bien. Entonces: ¿qué viene después?

Puede que no sea tan dramático como una pandemia, pero los desafíos que enfrenta la UE en el futuro también exigen una respuesta concertada. En una época de incertidumbres geopolíticas y económicas, las decisiones políticas serán profundamente importantes. Y estas decisiones, a su vez, determinarán fundamentalmente el próximo MFP. En una época de tasas de interés más altas y presupuestos ajustados, todavía necesitamos encontrar formas de proporcionar bienes públicos comunes críticos y hacerlo de manera rentable.

Uno de los argumentos más claros para hacer más juntos se puede presentar en las áreas de seguridad climática y energética.

Como lo demostrará un nuevo documento del FMI que se publicará a finales de mes, los objetivos de seguridad climática y energética de Europa son totalmente complementarios. Para aquellos de ustedes que buscan una buena lectura, estén atentos a un artículo llamado «Los beneficios para la seguridad energética derivados del fortalecimiento de la acción climática de Europa.”

Como lo demostró el reciente shock en el suministro de gas, mientras Europa dependa de combustibles fósiles importados, seguirá siendo vulnerable. En sólo un año –2022– la factura de las importaciones de combustibles fósiles de la UE se duplicó, hasta superar el 5 por ciento del PIB. Hacer más ecológico el suministro energético de Europa es la mejor solución para la seguridad energética. ¡Nadie puede apagar el viento ni el sol!

Sabemos, sin embargo, que el tamaño de las inversiones adicionales necesarias para llegar de aquí a allí –para llegar a cero emisiones netas para 2050 y lograr una Europa con seguridad energética– será enorme. Garantizar que esta transición se produzca a pesar de innumerables otras presiones fiscales requiere un enfoque inteligente.

Pensemos en los hechos.

El coste de reducir una tonelada de CO2 Las emisiones actuales varían ampliamente entre países y sectores. En algunos sectores, incluso si se pudiera invertir una gran cantidad de dinero en resolver el problema, es posible que el resultado no cambie mucho debido a limitaciones de oferta o a la ausencia de tecnologías alternativas.

Se vuelve vital hacer lo que se pueda, dondequiera que se pueda, de la manera más rentable posible. Esto implica descubrir dónde se obtiene el mayor beneficio por su inversión en términos de reducción de emisiones. Considero que ésta es un área en la que, absolutamente, hay motivos para que la UE desempeñe un papel fuerte, coordinado y centralizado.

Una vez más, la UE necesita unirse, centrándose en ayudar a impulsar las inversiones públicas y privadas hacia las áreas más rentables e impactantes.

Hay argumentos igualmente claros para que la UE desempeñe un papel más importante en áreas donde hay fallas de coordinación, externalidades y riesgos para el mercado único. Estoy pensando en la necesidad de garantizar que se produzcan inversiones transfronterizas en redes eléctricas. Estoy pensando en la necesidad de promover la I+D en nuevas “tecnologías limpias” para sectores difíciles de abatir. Estoy pensando en lo importante que es hacerlo sin alterar las normas sobre ayudas estatales y distorsionar el mercado único.

Todos estos esfuerzos también contribuirían en gran medida a alcanzar los objetivos de seguridad energética de la UE. Todos ganan.

Terminaré con una petición sencilla y clara y la diré en voz alta.

Por favor, establezcan un nuevo marco financiero plurianual que sea proporcional a los enormes desafíos que tenemos por delante. Les pido a todos: ¡no se limiten a hacer lo que pueda ser popular en casa, hagan lo que es correcto para Europa!

Europa es más fuerte unida, Europa es más rica unida, Europa importa más unida.

Departamento de Comunicaciones del FMI



RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments