martes, abril 16, 2024
InicioopiniónHomilía del Papa Francisco para la Vigilia Pascual 2024 en el Vaticano

Homilía del Papa Francisco para la Vigilia Pascual 2024 en el Vaticano


Por Papa Francisco

El siguiente es el texto de la homilía del Papa Francisco pronunciada en la Vigilia Pascual de 2024 en el Vaticano.

Las mujeres van al sepulcro al amanecer, pero todavía sienten la oscuridad de la noche. Continúan caminando, pero su corazón permanece al pie de la cruz. Las lágrimas del Viernes Santo aún no se han secado; están desconsolados, abrumados por la sensación de que todo está dicho y hecho. Una piedra ha sellado el destino de Jesús. Están preocupados por esa piedra, porque se preguntan: “¿Quién nos quitará la piedra de la entrada del sepulcro?” (mk 16:3). Sin embargo, una vez que llegan, se sorprenden al ver el asombroso poder del evento pascual: “Cuando miraron hacia arriba, vieron que la piedra, que era muy grande, ya había sido removida” (mk 16:4).

Detengámonos a reflexionar sobre estos dos momentos que nos llevan a la alegría inesperada de la Pascua. La mujer se pregunta ansiosamente: ¿Quién quitará la piedra del sepulcro? Entonces, buscandoven que ya había sido revertido.

Primero, está la pregunta que inquieta sus corazones afligidos: ¿Quién quitará la piedra del sepulcro? Esa piedra marcó el final de la historia de Jesús, ahora sepultado en la noche de la muerte. Él, la vida que vino al mundo, había sido asesinado. Él, que proclamó el amor misericordioso del Padre, no encontró misericordia. Él, que alivió a los pecadores del peso de su condenación, había sido condenado a la cruz. El Príncipe de la Paz, que liberó a una mujer sorprendida en adulterio de una cruel lapidación, ahora yacía enterrado detrás de una gran piedra. Aquella piedra, obstáculo abrumador, simbolizaba lo que las mujeres sentían en su corazón. Representaba el fin de sus esperanzas, ahora frustradas por el oscuro y doloroso misterio que puso fin a sus sueños.

Hermanos y hermanas, también puede ser así con nosotros. Hay momentos en los que podemos sentir que una gran piedra bloquea la puerta de nuestro corazón, sofocando la vida, extinguiendo la esperanza, aprisionándonos en la tumba de nuestros miedos y arrepentimientos, e interponiéndose en el camino del gozo y la esperanza. En nuestro camino por la vida encontramos tales “lápidas” en todas las experiencias y situaciones que nos roban el entusiasmo y la fuerza para perseverar.

Los encontramos en momentos de tristeza: en el vacío que deja la muerte de nuestros seres queridos, en los fracasos y miedos que nos impiden realizar el bien que pretendemos hacer. Los encontramos en todas las formas de ensimismamiento que sofocan nuestros impulsos de generosidad y amor sincero, en los muros de goma del egoísmo y la indiferencia que nos frenan en el esfuerzo por construir ciudades y sociedades más justas y humanas, en todas nuestras aspiraciones. por la paz que están destrozados por el odio cruel y la brutalidad de la guerra. Cuando experimentamos estas decepciones, ¿tenemos también la sensación de que todos estos sueños están condenados al fracaso y que también nosotros debemos preguntarnos con angustia: “¿Quién quitará la piedra del sepulcro?”

Sin embargo, las mismas mujeres que llevaban esta oscuridad en sus corazones nos dicen algo bastante extraordinario. Cuando miraron hacia arriba, vieron que la piedra, que era muy grande, ya había sido retirada. Ésta es la Pascua de Cristo, la revelación del poder de Dios: la victoria de la vida sobre la muerte, el triunfo de la luz sobre las tinieblas, el renacimiento de la esperanza entre las ruinas del fracaso. Es el Señor, el Dios de lo imposible, quien removió la piedra para siempre. También ahora abre nuestras tumbas para que nazca siempre de nuevo la esperanza. Entonces, nosotros también deberíamos “admirarlo”.

Miremos, entonces, a Jesús. Después de asumir nuestra humanidad, descendió a las profundidades de la muerte y las llenó con el poder de su vida divina, permitiendo que un rayo de luz infinito atravesase para cada uno de nosotros. Levantado por el Padre en su carne y en la nuestra, en el poder del Espíritu Santo, pasó una nueva página en la historia del género humano.

De ahora en adelante, si permitimos que Jesús nos tome de la mano, ninguna experiencia de fracaso o de dolor, por dolorosa que sea, tendrá la última palabra sobre el sentido y el destino de nuestra vida. De ahora en adelante, si nos dejamos levantar por el Señor Resucitado, ningún revés, ningún sufrimiento, ninguna muerte podrá detener nuestro camino hacia la plenitud de la vida.

Desde ahora, “nosotros los cristianos proclamamos que esta historia… tiene un sentido, un sentido que lo abarca todo… un sentido ya no teñido de absurdos y sombras… un sentido que llamamos Dios… Todas las aguas de nuestra transformación convergen en él; no se vierten en las profundidades de la nada y del absurdo… Porque su tumba está vacía y el que murió ahora se ha revelado como el Viviente”.

Hermanos y hermanas, Jesús es nuestra Pascua. Él es Quien nos saca de las tinieblas a la luz, Quien está atado a nosotros para siempre, Quien nos rescata del abismo del pecado y de la muerte, y nos atrae al reino radiante del perdón y la vida eterna. ¡Miremos hacia él! Acojamos en nuestras vidas a Jesús, el Dios de la vida, y digámosle hoy una vez más “sí”. Entonces ninguna piedra bloqueará el camino hacia nuestro corazón, ninguna tumba suprimirá la alegría de vivir, ningún fracaso nos condenará a la desesperación. Levantemos nuestros ojos hacia él y pidamos que el poder de su resurrección haga rodar las pesadas piedras que pesan sobre nuestras almas. Elevemos nuestros ojos hacia él, el Señor resucitado, y avancemos con la certeza de que, en el oscuro telón de fondo de nuestras esperanzas fallidas y de nuestras muertes, la vida eterna que él vino a traer está incluso ahora presente entre nosotros.

¡Hermana, hermano, dejad que vuestro corazón estalle de júbilo en esta noche santa! Cantemos juntos la resurrección de Jesús: “Cantad a él, tierras lejanas, ríos y llanuras, desiertos y montañas… Cantad al Señor de la vida, resucitado del sepulcro, más brillante que mil soles.

Pueblos todos acosados ​​por el mal y azotados por la injusticia, todos los pueblos desplazados y devastados: en esta noche santa desechad vuestros cantos de tristeza y desesperación. El Varón de Dolores ya no está en prisión: ha abierto brecha en el muro; se apresura a encontrarte. Que resuene en la oscuridad un inesperado grito de alegría: Él está vivo; ¡él ha resucitado! Y vosotros, hermanos míos, pequeños y grandes… vosotros que estáis cansados ​​de la vida, que os sentís indignos de cantar… dejad que una nueva llama se encienda en vuestro corazón, dejad que una nueva vitalidad se escuche en vuestra voz. Es la Pascua del Señor; es la fiesta de los vivos”.



RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments