martes, junio 25, 2024
InicioopiniónExaminando los informes de Newsweek sobre la presencia de China en Antigua...

Examinando los informes de Newsweek sobre la presencia de China en Antigua y Barbuda


Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!
Sir Ronald Sanders es Embajador de Antigua y Barbuda ante los Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos. También es miembro principal del Instituto de Estudios de la Commonwealth de la Universidad de Londres y del Massey College de la Universidad de Toronto.

Por Sir Ronald Sanders

¿Es alguna vez justificable que el periodismo avive las llamas de la tensión geopolítica? Esta pregunta surge después de leer el reciente artículo de Didi Kirsten Tatlow en Newsweek, que pinta una imagen distorsionada de la participación china en Antigua y Barbuda.

El artículo, publicado el 19 de abril de 2024, llevaba el titular: “China construye un nuevo puesto de avanzada a las puertas de Estados Unidos, según revelan documentos filtrados”. El titular por sí solo es suficiente para sorprender. Sugiere una confrontación geopolítica inminente, enmarcando las actividades de China en el Caribe en tonos crudamente siniestros.

Pero ¿qué revela realmente el artículo? El llamado “nuevo puesto de avanzada a las puertas de Estados Unidos” se refiere a la embajada china en Antigua y a una zona de libre comercio que no es propiedad del gobierno chino, sino de particulares chinos. Este último punto por sí solo plantea preguntas sobre la narrativa subyacente del artículo.

Una breve mirada a los antecedentes de Tatlow muestra que pasó 39 años en Hong Kong, Beijing y Taiwán, y ahora reside en Alemania. Sus escritos critican predominantemente la política y la influencia internacional de China.

El carácter sensacionalista de su titular es claro. Grita «Documentos filtrados revelan», pero el contenido se refiere a una «zona económica especial dirigida por China» que resulta ser una empresa privada, no una operación estatal. Esto es similar a etiquetar cualquier negocio operado por un ciudadano estadounidense en el extranjero como una operación “dirigida por Estados Unidos”: una comparación, en el mejor de los casos, engañosa.

Al enfatizar la importancia estratégica de la ubicación de la Zona de Libre Comercio cerca de una base militar de Antigua y Barbuda (que no lo es) y vincularla con el gobierno de China (que no lo es), el artículo atribuye erróneamente acciones a China. y los encuadra como potencialmente militaristas.

Además, no menciona que el establecimiento y alcance operativo de la Zona de Libre Comercio, debatido y aprobado por la legislatura de Antigua y Barbuda –incluidos representantes de la oposición– en 2015 y posteriormente modificado en 2021, fue totalmente transparente y se publicó en el Diario Oficial del Estado.

En cuanto a otros aspectos de la caracterización de la relación de China con Antigua y Barbuda, el artículo de Newsweek no es sólo evocador sino que también da forma a una narrativa que arroja una luz sospechosa, casi nefasta, sobre la presencia diplomática de China.

La elección de frases como “vestido de negro” para describir a un guardia de seguridad chino en la Embajada y referirse a la Embajada como una “fortaleza” connota aislamiento, inexpugnabilidad y una presencia de tipo militar, que puede mejorar la percepción de una actitud reservada o defensiva. operación en lugar de una instalación diplomática normal. De hecho, la Embajada de China en Antigua no es más grande, vigilada ni cerrada que la Embajada de Estados Unidos en Barbados.

Más allá del lenguaje emotivo, el artículo emplea una presentación selectiva de hechos que distorsiona aún más la percepción. La mención de que Estados Unidos “cerró” su embajada en 1994 y se “trasladó” a Barbados implica un cambio estratégico impulsado por acontecimientos recientes. Sin embargo, Estados Unidos ha mantenido una embajada en Barbados desde 1966, mucho antes de que Antigua y Barbuda estableciera relaciones diplomáticas con China en 1983.

Los términos utilizados para describir espacios geopolíticos, como convertir a Antigua del “patio trasero” de Estados Unidos en el “patio delantero” de China, implican una dinámica posesiva y competitiva entre Estados Unidos y China, mientras que, en realidad, Antigua y Barbuda salvaguarda ferozmente su nacionalidad e identidad. .

El artículo acepta acríticamente la afirmación de un político de la oposición de Antigua de que Antigua y Barbuda ha «cambiado su soberanía», lo que sugiere una pérdida de autonomía debido a su compromiso con China. Esta descripción enmarca la relación como una rendición más que una asociación. Sin embargo, es importante señalar que los acuerdos de préstamo de Antigua y Barbuda con China son puramente financieros y no imponen condiciones políticas. Además, y para ser justos, cabe destacar que el mismo político formó parte de un gobierno anterior que celebró acuerdos con China.

El uso de este término, “puesto de escucha”, para describir las actividades que se sospecha se llevan a cabo en la embajada china evoca imágenes de espionaje y vigilancia, lo que aumenta la sensación de amenaza. Esta elección de lenguaje es un intento de influir en la respuesta emocional del lector a la información, dirigiendo las percepciones hacia ver la participación de China en Antigua y Barbuda como siniestra o amenazadora.

Sin embargo, el artículo en sí revela que la agencia del Departamento de Defensa de los EE. UU., SOUTHCOM, que tiene su sede en Florida y tiene la responsabilidad de brindar planificación de contingencia, operaciones y cooperación de seguridad de los EE. UU. para América Central, del Sur y el Caribe, dijo que no había identificado tecnologías. como “estaciones de referencia” satelitales en la embajada china que la equiparían como un “puesto de escucha”.

Por supuesto, Antigua y Barbuda no es el único país del Caribe en el que se han asociado el Gobierno de China y los empresarios chinos, ni es el mayor beneficiario de los préstamos chinos. Además, los mayores inversores del sector privado en Antigua y Barbuda son empresas y nacionales estadounidenses; no chino. Los ciudadanos estadounidenses también representan el mayor número de turistas y residentes bienvenidos al país. Estos son hechos que no se consideran en el artículo de Newsweek.

Antigua y Barbuda no tiene mayor obligación por tratado o acuerdo con China que con Estados Unidos, la UE, el Reino Unido o cualquier otro lugar. Y, si bien su asociación para el desarrollo con China es muy valorada, también disfruta felizmente de un alto nivel de cooperación con Estados Unidos en una serie de cuestiones que son vitales para los derechos humanos, la lucha contra el tráfico de personas y drogas, la libertad, la seguridad y la lucha contra el terrorismo. el impacto del Cambio Climático.

El propio artículo de Newsweek admite que el Departamento de Estado de EE.UU. dice: “EE.UU. y Antigua y Barbuda mantienen vínculos fuertes e históricos, con una cooperación sólida y continua en iniciativas de seguridad regionales destinadas a contrarrestar el tráfico de armas de fuego y el crimen, así como otros esfuerzos en materia de clima y desarrollo. ”. Los dos países también disfrutan de un alto nivel de colaboración en cuestiones de derechos humanos y libertad política en las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos y, a nivel de pueblo a pueblo, una relación entrelazada muy larga y altamente valorada. .

Por lo tanto, si bien la investigación periodística sigue siendo una piedra angular de una sociedad libre, debe esforzarse por presentar un contexto equilibrado y respetar la soberanía de las naciones involucradas, fomentando así un público bien informado y perspicaz.



RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments