martes, junio 25, 2024
Inicioopinión¿Es realmente la expulsión de Ecuador de la ONU la respuesta a...

¿Es realmente la expulsión de Ecuador de la ONU la respuesta a la crisis diplomática con México?


Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!
Sir Ronald Sanders es Embajador de Antigua y Barbuda ante los Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos. También es miembro principal del Instituto de Estudios de la Commonwealth de la Universidad de Londres y del Massey College de la Universidad de Toronto.

Por Sir Ronald Sanders

El gobierno mexicano ha dado el importante paso de pedir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que “suspenda a Ecuador como miembro de las Naciones Unidas” y también que “inicie el proceso de expulsión conforme al Artículo 6 de la Carta de las Naciones Unidas”.

México tomó esta medida en respuesta a la entrada forzada de la policía ecuatoriana a su embajada en Quito el 5 de abril. Actuando bajo órdenes directas del gobierno ecuatoriano, la policía intentó arrestar a Jorge Glas, un ex vicepresidente a quien se le había concedido refugio en el embajada.

Muchos en la comunidad diplomática, incluyéndome a mí, apoyamos firmemente a México al condenar la incursión de Ecuador en la Embajada de México. También empatizamos con la decisión de México del 6 de abril de romper relaciones diplomáticas por la 'flagrante y grave violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, específicamente, las violaciones relativas al principio de inviolabilidad de los locales y personal diplomático de México, así como de las reglas básicas de convivencia internacional. Esa firme respuesta colectiva puso de relieve la gravedad de la violación de una norma internacional tan fundamental.

Como mínimo, el gobierno ecuatoriano debería haber pedido disculpas por su violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y del derecho internacional consuetudinario. Como enfatizó mi colega y amigo Héctor Arce Zaconeta, embajador de Bolivia, en un artículo en La Razón el 17 de abril, la normalización de tales eventos podría erosionar uno de los pilares fundamentales del derecho internacional: la inviolabilidad absoluta de las instalaciones diplomáticas, socavando así los avances realizados hasta el momento en el derecho internacional.

A pesar de la gravedad de la situación, Ecuador no ha emitido ninguna disculpa. En ausencia de tal reconocimiento, la decisión de México de buscar reparación ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) está justificada. Sin embargo, la propuesta de expulsar a Ecuador de las Naciones Unidas debe considerarse cuidadosamente. Una medida tan drástica requiere un enfoque maduro, que equilibre la necesidad de rendición de cuentas con las implicaciones más amplias para las relaciones internacionales.

En el futuro, una sincera disculpa de Ecuador por invadir la Embajada sería un primer paso crucial para reparar las relaciones fracturadas entre los dos países. Al mismo tiempo, también es necesario abordar la cuestión secundaria relativa a la legalidad del asilo concedido por México a Jorge Glas, ex vicepresidente de Ecuador. El gobierno ecuatoriano cuestiona la legalidad de este asilo, citando una orden de arresto pendiente contra Glas por acusaciones de corrupción en curso.

Esta compleja cuestión, enredada con acusaciones de persecución política versus evasión criminal, debería ser resuelta correctamente por la CIJ. Sin embargo, en su solicitud ante la CIJ para iniciar un proceso contra Ecuador y su solicitud de medidas provisionales, México solicita a la Corte “suspender a Ecuador como miembro de las Naciones Unidas” hasta que emita una disculpa pública reconociendo sus violaciones a los derechos fundamentales. principios y normas del derecho internacional”.

El gobierno de Ecuador debería ahorrarse a sí mismo y a la Corte la agonía de examinar este asunto pidiendo disculpas por la invasión de la Embajada. Sería lo correcto y contribuiría en gran medida a aliviar la tensión entre los dos países y establecer el camino hacia la normalización de sus relaciones.

En su presentación, México también solicita a la CIJ “que siente un precedente que establezca que un Estado o nación que actúe como lo hizo Ecuador en el presente caso será finalmente expulsado de las Naciones Unidas de conformidad con el procedimiento previsto en el artículo 6 de la Convención de las Naciones Unidas”. Carta de las Naciones Unidas”.

Sería verdaderamente lamentable que la disputa entre México y Ecuador se intensificara hasta tal punto, particularmente porque el Artículo 6 establece: “Un Miembro de las Naciones Unidas que haya violado persistentemente los Principios contenidos en la presente Carta podrá ser expulsado de la Organización por la Asamblea General por recomendación del Consejo de Seguridad”. El artículo preveía claramente que la decisión de expulsar a un Estado miembro sería una decisión política que residiría primero en una recomendación del Consejo de Seguridad y en un voto de la Asamblea General, basada en “violaciones persistentes de la Carta de las Naciones Unidas”.

Es difícil imaginar que la CIJ se derogue una autoridad que la Carta de la ONU otorga sólo a los estados miembros, particularmente porque el incidente de la invasión de la Embajada de México, si bien es totalmente atroz e inaceptable, no ha ocurrido antes en Ecuador y difícilmente sea un “ violación persistente” de la Carta de las Naciones Unidas; es más bien una demostración de una decisión política mal considerada, que podría remediarse con una disculpa adecuada y una reparación por cualquier daño causado a la Embajada.

La Corte celebrará audiencias el 30 de abril y el 1 de mayo para considerar la solicitud de medidas provisionales de México contra Ecuador en espera de una sentencia definitiva en el caso. Aún hay tiempo para que Ecuador dé un paso adelante con una disculpa y que ambas naciones busquen el arbitraje de la Corte, respecto del estatus de Jorge Glas y la validez de otorgarle asilo político.

Es de destacar que México y Ecuador no tienen antecedentes de hostilidades o tensiones antes de este incidente. Hay todas las bases para un enfoque maduro para resolver este asunto si Ecuador acepta la responsabilidad y se disculpa por la invasión de la Embajada de México, y los dos gobiernos buscan un arbitraje legal sobre sus diferentes interpretaciones de la ley sobre asilo político.

Dentro de la comunidad internacional, los países de América Latina y el Caribe necesitan inclusión y unidad de propósito para promover sus intereses colectivos.

Todos debemos trabajar para ayudar a Ecuador y México a resolver este problema en el interés colectivo de los pueblos de la zona.



RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments