3-anos-antes-de-la-prohibicion-del-maiz-transgenico,-un-grupo-de-agricultores-afirma-que-el-gobierno-ha-estancado-los-permisos-de-importacion

México importa grandes cantidades de maíz amarillo transgénico, principalmente de Estados Unidos.

Tres años antes de que entre en vigencia la prohibición del maíz genéticamente modificado (GM), el gobierno federal está retrasando los permisos de importación para el cultivo, según el jefe del principal grupo de presión agrícola de México.

El presidente del Consejo Nacional Agrícola, Juan Cortina, dijo a la agencia de noticias Reuters que entre cientos de solicitudes de permisos de importación de productos agrícolas en espera de resolución hay al menos ocho para maíz transgénico.

México importa grandes cantidades de maíz amarillo transgénico, principalmente de Estados Unidos, la mayor parte del cual se utiliza como forraje para el ganado.

Pero el gobierno anunció por orden ejecutiva el último día de 2020 que pretende reemplazar aproximadamente 20 millones de toneladas de esas importaciones con producción local nueva para 2024, el último año del sexenio de la actual administración.

Ordenó la eliminación gradual de las importaciones para enero 2024 y decretó la eliminación del glifosato, un controvertido herbicida, para la misma fecha.

Sin embargo, Cortina dijo que el regulador de salud Cofepris, que es responsable de aprobar los permisos de importación, actualmente está retrasando las aprobaciones hasta en dos años, adelantando efectivamente la prohibición.

“No nos están dando prórrogas, no ha habido cambios administrativos, simplemente no responden”, dijo.

Reuters dijo que Cofepris no respondió a su solicitud de comentarios. Si la prohibición de las importaciones de transgénicos sigue adelante, dijo la agencia de noticias, el actual comercio de granos de miles de millones de dólares entre México y Estados Unidos cambiará.

El objetivo del presidente López Obrador es lograr la autosuficiencia alimentaria sin el uso de productos químicos tóxicos o cultivos modificados genéticamente. Su decreto no estaba claro sobre si el maíz transgénico para el ganado también estaría prohibido o si la prohibición solo se aplicaría al maíz cultivado para consumo humano.

En consecuencia, los líderes agrícolas tanto en México como en los Estados Unidos han estado buscando claridad sobre qué prohibirá exactamente el decreto.

El secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, dijo que recibió una garantía de su homólogo mexicano, Víctor Villalobos, de que la prohibición no se aplicaría al maíz transgénico utilizado como forraje para animales. Pero Cortina dijo que no ha recibido tal garantía y dijo a Reuters que creía que el gobierno estaba planeando una prohibición general.

Funcionarios “ideológicamente cargados” están defendiendo una interpretación amplia del decreto, dijo, y agregó que el Consejo Nacional Agrícola continuará impugnando la prohibición del gobierno sobre el maíz transgénico y el glifosato en los tribunales, a pesar de las pérdidas recientes. Predijo que, en última instancia, la Corte Suprema tendrá que pronunciarse sobre la legalidad de la prohibición

. “Estamos combatiendo esto en los tribunales y también lo estamos combatiendo en conversaciones con el gobierno”, dijo Cortina.

Dijo que el lobby agrícola y compañías como Bayer, la firma alemana de ciencia farmacéutica y de cultivos que fabrica Roundup y otros herbicidas a base de glifosato, están persiguiendo más de una docena de desafíos legales contra la prohibición.

El viceministro de Agricultura, Víctor Suárez, un arquitecto clave de la prohibición, dijo a Reuters en febrero que el maíz transgénico y el glifosato son peligrosos y que el gobierno sigue adelante con su plan para prohibir su importación.

Pero Cortina respondió que décadas de investigación científica han demostrado que ambos productos son seguros. Dijo que habría un “gran daño” a la relación comercial con Estados Unidos si las prohibiciones se implementan por completo.

Los retrasos en los permisos también han detenido los envíos de glifosato, dijo, a pesar de que el gobierno se ha comprometido a desarrollar un herbicida alternativo antes de que cesen las importaciones.

El jefe del consejo agrícola dijo que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología señaló que las importaciones de glifosato se reducirían este año, pero el gobierno no indicó que se reducirían las importaciones de maíz transgénico.

Cortina afirmó que los compradores de granos, especialmente aquellos dentro del gran sector ganadero de México, no podrán sustituir los niveles actuales de importación de maíz transgénico con maíz cultivado en el país por 2024, como cree el gobierno puede ocurrir.

Con informes de Reuters (en)