Derramó bicarbonato de sodio en su cama y luego de 30 minutos quedó sin habla

Los colchones, edredones de cama, sábanas y almohadas son algunos de los elementos para tener un descanso profundo y reparador, es por ello que debemos mantenerlos limpios para evitar cualquier cosa que pueda arruinarnos nuestro preciado sueño. Uno de los grandes problemas que sufrimos la mayoría de nosotras en casa es la aparición de ácaros, no sólo en las camas y sábanas, sino también en los muebles de la sala y alfombras, entre otros. Por lo tanto, debemos mantener una limpieza regular de todas las áreas de nuestro hogar, para evitar que estos pequeños visitantes aparezcan. Sin embargo, cuando ya han invadido nuestra casa, ¿cómo hacemos para deshacernos de los ácaros?

 

Los ácaros son artrópodos con un exoesqueleto articulado, y se asemejan a arañas microscópicas de ocho piernas, y una de las especies más comunes en nuestros hogares es la Dermatophagoides pteronyssinus, mejor conocidos como ácaros del polvo. Estos tienen un período de vida de unos 70 días, mientras que sus huevos suelen eclosionar en aproximadamente un mes. Cabe destacar que se alimentan de las células y piel muerta que desprendemos los seres humanos, al igual que de la de los animales, por eso no es extraño que sean tan comunes en casas y apartamentos.

 

Bastan unos 2 gramos de piel muerta para alimentar a unos cuantos millones de estos ácaros, lo que hace que sea muy difícil deshacerse de ellos. Además, estos microscópicos animales suelen expulsar excremento que resulta nocivo para nuestra salud, puesto que este se descompone rápidamente creando un polvo altamente alergénico para los humanos, que, al inhalarlo, aumenta las posibilidades de que podemos desarrollar alergias o problemas pulmonares, y al estar en contacto con este polvo también podemos sufrir de reacciones alérgicas en la piel, como enrojecimiento y picor, que no son causadas por picaduras.

 

Sin embargo, la guerra de con los ácaros no está totalmente perdida, puesto que existe un secreto que muy pocos conocen para combatirlos.